A la luz del pensamiento actual, para poder tener un mundo libre de guerra hay que tener armas muy poderosas.

Mientras los problemas de servicios en las grandes ciudades se agudizan muchos países siguen invirtiendo grandes sumas en el parque militar, ¿Por qué lo hacen? ¿No es más rentable invertir en salud, educación o en la propia economía? Tal vez todavía sigamos anclados en la forma como se movía el mundo hace años, si no tienes con qué defenderte militarmente, eres susceptible de ser atacado y el ganador reclamará su territorio tal y como se hacía antes de la llegada del mundo civilizado.

Ahora la justificación para los grandes ejércitos es que son los garantes de los sistemas políticos de los países, sirven como un muro de contención para aquél que ose ir en contra del orden establecido en la búsqueda de poder ilegítimo y por supuesto defender la soberanía de la población de cualquier otro país que pretenda intervenir en los asuntos internos, en otras palabras ahora los ejércitos son fuerzas armadas para defender la paz.

napoleon

Pero no todos los países tienen el mismo pensamiento, tal vez porque son más amplios y entienden de manera diferente el significado de lo que es ser civilizado, o simplemente por un asunto de prioridades financieras, ¿Para qué un país pequeño gastaría tanto dinero en un ejército si cualquier país grande los borraría del mapa con un minúsculo esfuerzo? ¿Pensaría de la misma manera un hombre del talante de Napoleón Bonaparte? Estoy seguro que no, con un ejército diezmado, con hambre, en franca minusvalía, logró lo que parecía imposible y convirtió a gran parte de Europa en tierras de su dominio, lugar de uno de los imperios más poderosos del planta. Quizás Bonaparte fue un personaje que expresó lo que realmente es el ser humano que admiramos, un ser lleno de una gran ambición que lo llevó a formarse muy bien, luchar muy duro, mental y físicamente, a sobreponerse a cada obstáculo por más grande que este fuera, cargado de nostalgias y con un talento para aprovechar cada oportunidad que la vida le proporcionaba y finalmente un ganador, un emperador que salió desde muy abajo, aunque su gloria durara tan poco tiempo. Es una visión romántica; pero muy real.

Países como Andorra convirtieron a su ejército en policía; pero están bajo el protectorado de España y Francia. Costa Rica, tampoco tiene uno, lo prohibió en 1949, El Vaticano es otro de los que están en la misma línea, por presiones de Canadá y Estados Unidos Haití hizo lo propio, en Liechtenstein en Europa, notaron que mantener un ejército era algo muy costoso y así Barbados, Islandia, Islas Marshall, Panamá, Mónaco, entre otros.

ejercito

Pero el modelo de países con ejércitos se impone, ¿Tienen los equivalentes a imperios ejército? ¿Es la economía el arma más fuerte? ¿Son las ideas, la nueva tecnología las nuevas armas de este siglo? Todo indica que los países más poderosos tienen ejército ¿Por qué lo tienen si vivimos en un mundo civilizado? ¿Para qué pelearse si podemos hacer negocios entre nosotros? ¿O es que seguimos actuado como  lo hacíamos antes? Ahora no se dice que se lucha para conquistar un territorio e imponerse, ahora es por la democracia, considerada la forma más justa para la vida en el planeta; pero ¿Quién dice eso?

China no es democrática y tal vez nunca lo sea, igual Rusia y son grandes potencias, las consignas de la justificación de guerras es la lucha por la paz mundial, por un mundo libre de guerras y contradictoriamente se necesita estar repleto de armas, usar la tecnología de más alto nivel para lograr desarrollar armas increíblemente sofisticadas. Es muy curioso ¿No les parece?