Home Batallas de Napoleón Bonaparte Batalla de Copenhague
Batalla de Copenhague
Usar puntuación: / 13
MaloBueno 
Escrito por F.J. Giganto   
Sábado, 13 de Junio de 2009 21:20

Batalla de Copenhague Frente a las costas de Copenhage el 2 de Abril de 1801

Batalla de Copenhague

ANTECEDENTES DE LA BATALLA DE COPENHAGUE


Tras la ascensión de Napoleón a Primer Cónsul de Francia,  trazó una estrategia para la derrota de Inglaterra su principal amenaza para la primacía sobre Europa. Ya que en el mar era imposible derrotarla a causa de la amplia superioridad de la Royal Navy, decidió que la mejor estrategia era aislar la económicamente del continente europeo.


Para ello elaboró la estrategia del bloqueo continental cerrando a los barcos británicos el acceso a los puertos europeos con el consiguiente perjuicio para economía británica. Para esto tomo medidas como, forzar a Godoy en España a invadir Portugal, La guerra de las naranjas, y cerrar a los británicos Portugal, el tradicional aliado; así como usar su buena relación con Pablo I el zar de Rusia par crear una alianza que protegiese el Báltico. Se llamó la Liga de la Neutralidad y fue formada por Prusia, Rusia, Suecia y Dinamarca. Una de las partes del tratado contemplaba el formar una flota conjunta para controlar la navegación y el comercio en el Báltico.  Además del calado político de aquel tratado para Gran Bretaña entrañaba otros problemas más prácticos tanto comerciales como militares. En los países del tratado se fabricaba cáñamo y lino necesario para la fabricación y mantenimiento de las velas y cuerdas, así como los mejores mástiles y vergas, con lo cual Inglaterra, con una flota de quinientos buques de guerra, doscientos de ellos de línea inmediatamente reaccionó a tal amenaza incautando todos los buques fondeados en puertos británicos pertenecientes a La liga de neutralidad armada.

El gobierno británico se encontraba en una difícil situación, si declaraban la guerra abiertamente, los países de la alianza se lanzarían a los brazos de Napoleón dando la espalda definitivamente a Inglaterra, de modo que la mejor opción era mostrar claramente su amplio malestar enviando una escuadra ala mando del viejo almirante Hyde Parker, muy hábil en labores diplomáticas, pero acompañado del gran Horatio Nelson por si la expedición desembocaba en un enfrentamiento armado.

OPERACIONES PREVIAS


A principio de febrero con el crudo invierno la flota de Parker, formada por veintitrés buques de guerra  y otros tantos transportes se dirigió hacia el Báltico  hasta llegar al estrecho de Skaguerrak. Una vez allí Parker dirigió un ultimátum al gobierno Danés para hacerle entrar en razón al tiempo que aplaca al aguerrido Nelson, que está convencido que la única manera de negociar es con la fuerza de las armas adentrándose en el Báltico para destruir a la flota rusa. A medida que el tiempo pasa y Parker se empeña en negociar, la relación con Nelson empieza a deteriorarse hasta el punto de que Parker se niega a recibir a Nelson. El día 29 de Marzo Parker intenta negociar con el gobernador danés de Kronborg, cuyo castillo protegía el paso al estrecho de Sund y puerta hacia Copenhague.

Entonces Nelson decidió obsequiar a su superior con un enorme rodaballo pescado por la tripulación para reblandecer a Parker. Esto tubo su efecto y Nelson fue convocado después de la cena. Los daneses no cedieron al ultimátum y amenazaron con bombardear a la flota inglesa si sobrepasaba el estrecho de Sund; ante el inminente combate el viejo almirante Sir Hyde Parker cedió el mando a su colega Nelson. Inmediatamente el héroe de Abu kir se dispuso para atacar Copenhague.

La disposición costera de la capital danesa hacía muy difícil un ataque por mar contra ella, situada en una bahía frente al estrecho de Sund, en el centro del estrecho existía un gran banco de arena denominado Middle Ground, que convertía la salida del puerto en dos canales. La franja de agua que separaba al puerto del banco de arena tenía unos mil quinientos metros de anchura y era conocido como el Canal del Rey en donde se encontraba la flota danesa. Apoyada por artillería de costa y fuertes a las entradas del paso.

Para conseguir entrar por el estrecho de Sund había dos opciones o adentrarse por el lado danés con el fuerte Kronborg defendiendo la entrada, o por el lado sueco mas pobremente defendido y con suecia menos implicada en la alianza. La noche del 29 de marzo el almirante Nelson traslado su insignia del Saint Georges al Elephant de 74 cañones pero con mucho menos calado. A continuación la flota británica cruzó el estrecho por la noche y en fila india y ciñéndose a la costa sueca ; las baterías costeras danesas abrieron fuego sin apenas obtener resultados y las escasas baterías suecas ni siquiera lo intentaron.

Entrada la mañana del día 30 de marzo la flota inglesa ya estaba fuera del alcance de los cañones daneses y fondeó cerca de la isla Kwen a unas doce millas de distancia del puerto de Copenhague.

EL PLAN


A continuación Nelson y el vicealmirante Graves reconocieron las defensas de los daneses. El puerto estaba defendido por fuertes baterías costeras y paralelas a la costa se situaban 25 buques daneses. En la entrada norte se situaban cuarto navios y una fragata danesa paoyados por los fuertes Crown y Trekroner. A continuación había unos veinte viejos barcos daneses de diferentes tamaños fondeados o encallados e incluso algunos sin mástiles convertidos en baterías flotantes.

En la entrada sur estaba defendida por las baterías de la isla  Amack, no tan potentes como los 88 cañones de veinticuatro libras de la fortaleza Crown o los 78 de de veinticuatro y treinta y seis libras de la fortaleza Trekroner, aparte de todo esto la flota danesa disponía de otros diez barcos nuevos dentro del puerto aunque sin dotación.

La apuesta estaba clara para Nelson, la mejor opción era entrar por el paso sur, conocido como paso de los holandeses mucho menos accesible que el norte pro peor defendido. Una vez tomada la decisión los oficiales ingleses dedicaron el día 31 de marzo y el 1 de Abril a sondear el banco tomar medidas y trazar un plan contra la disposición de las fuertes defensas danesas.

La noche del 1 de abril Nelson se situó con diez barcos de línea de setenta y cuatro cañones, dos de cincuenta, cinco fragatas, siete bombardas y dos corbetas en las cercanías del paso sur, mientras que Parquer se situaba con los once barcos restantes  frente a la entrada norte.

Aquella noche Nelson se reunió junto a sus capitanes para organizar el ataque, asignando al capitán Riou dos corbetas, dos bombardas y dos fragatas para operar independientemente y atacar las fortalezas para proteger el asalto de la infantería.

La táctica que Nelson propuso fue la siguiente, los barcos británicos debería de entrar por el sur entre el banco de arena y la línea de la flota danesa, empezando por el Edgar que con sus setenta y cuatro cañones debería pispara mientras pasaba contra los cuatro primeros barcos daneses de la línea sur-norte y cuando llegase al Jylland de sesenta y cuatro cañones, el quinto, se detendría para batirse uno a uno con él, a continuación el Ardent de sesenta y cuatro cañones pasaría disparando contra los cuatro primeros, luego pasaría por detrás del Edgar se detendría ante el sexto barco danés, la fragata Kronborg de veintidós cañones; a este le seguiría el Glatton de cincuenta y cuatro cañones que tras dispara sobre los cuatro primeros se detendría ante el Dannebroge de sesenta y cuatro cañones y  así sucesivamente.

El plan era una absoluta genialidad ya que de este modo todos los barcos  ingleses dispararían a su paso sobre los cuatro primeros buques daneses para a continuación quedar enfrentados a otro buque similar o menormente armado. Además sólo se atacaría a los dieciséis primeros ya que los otros nueve quedaban más alejados y al estar acoderados no podrían maniobrar para auxiliar a los suyos. Nelson conduciría su buque insignia, el Elephant y lo situaría ante el buque insignia danés el Danneborg.

LA BATALLA DE COPENHAGUE

 

Mapa de la batalla de Copenhague

El  2 de abril de 1801 comenzó con viento del SE tal y como Nelson necesitaba para su maniobra .A las 9,30 el Edgar comienza la maniobra prevista, sobre las 11:00 después de cañonear a los cuatro primeros barcos daneses a su paso, se posiciona frente al Jylland. Pero una maniobra tan arriesgada como esta pronto empezó a mostrar sus problemas, ya que la coordinación de unas maniobras tan precisas en un espacio tan reducido empezó a dar muestras de su dificultad. El Edgar había fondeado demasiado cerca de banco de de arena con que el Glatton tendría después de pasar por los primeros cuatro buques daneses pasar también entre el Jylland y el Edgar lo cual suponía recibir un daño añadido al esperado. Por otro lado el Agamemnon quedo atrapado entre el viento y la corriente, impidiéndole maniobrar  adecuadamente para ponerse el la fila no quedándole más remedio que fondear e izar su enseña de incapacidad. Pero esto no era todo el Bellona y el Russel encallaron a causa de un error de sus pilotos. En esos momentos los buques de línea de la escuadra sur inglesa había quedado reducida a sólo nueve buques de línea  que tuvieron que suplir su inferioridad con la gran preparación para el combate de los marinos y oficiales británicos.

En cuanto al capitán Russel con su flotilla para el asalto terrestre a las fortalezas no le iba mucho mejor. Los barcos ligeros sin el apoyo de los buques de línea no eran rival para las pesadas baterías de las fortalezas danesas que les mantenían a distancia y evitaban el desembarco de la infantería.

Por otra parte la escuadra norte al mando de Hyde Parker permanecía inactiva comenzaba a vislumbrarse el desastre pero no podía hacer nada por ayudar a Nelson y sus hombres ya que Hyde Parker y sus barcos tenían el viento de cara. Además con la gran cantidad humo que estaba generando aquel inmenso cañoneo provocaba  que tampoco se pudiese tener una idea muy clara de lo que estaba sucediendo. Sobre las 13:00 y después de vislumbrar las enseñas de incapacidad de los barcos encallados, Hyde Parker empezó a comprender que a Nelson no le quedarían suficientes fuerzas para llevar a buen término la empresa así que ordenó arbolar la bandera que daba la señal de alto el fuego.
Ante la orden de su superior Nelson respondió dándose por no enterado, cuentan que cuando su oficial de señales le avisó sobre la señal de alto el fuego de Parker, Nelson se puso el catalejo en el ojo que le faltaba y dijo : “¡ Yo no veo ninguna señal!”. En su lugar enarbolo en el Elephant la señal de atacar más de cerca al enemigo con lo que la batalla se recrudeció.

Esta actitud valiente de Nelson  fue la que salvó a su escuadra, ya que la otra opción era salir por el canal norte para unirse a Hyde Parker, esto fue lo que hizo el capitán Riou que estando mas al norte pude ver la orden de Hyde Parker y al intentar acercarse a el su barco el Amazon fue terriblemente bombardeado muriendo el propio Riou.

Sobre las 14:30 muchos barcos daneses comenzaron a arriar sus banderas superados por la gran cadencia de fuego de las bien entrenadas tripulaciones británicas. Pero cuando parecía que todo había terminado aun quedaba un epilogo, ya que los barcos daneses no permitían que el acceso de los británicos a sus barcos desde los botes en los que se habían acercado y la fortaleza Trekoner seguía disparando lo cual hacía imposible la reunión de las dos escuadras.

Ante esto Nelson dio orden de que el Elephant comenzase de nuevo a hacer fuego, a lo que enseguida otros barcos británicos le acompañaron, pero Nelson con muchas bajas y los barcos muy dañados después de tantas horas de cruento combate a muy corta distancia, sabía que quizá no pudiese mantener mucho más tiempo la situación así que mando un ultimátum  al príncipe Federico que dirigía la defensa. EL ultimátum fue en unos términos muy duros o cesaban las hostilidades, o abrirían fuego contra los barcos que se habían rendido y posteriormente contra la ciudad. Pese a las protestas de muchos oficiales daneses, el príncipe Federico decidió aceptar los términos.

Se ha discutido mucho sobre las razones de esta rendición, y parece que el intentar salvar los diez barcos nuevos y sin tripulación que estaban en puerto peso mucho en la decisión. Si los combates hubiesen continuado no parece fácil que Nelson con el daño ya sufrido, tanto en los barcos como con un tercio de las tripulaciones de estos muertos o heridos, pudiese haber hecho  frente a los barcos daneses que aún quedaban mas los temibles cañones de las fortalezas.

CONSECUENCIAS DE LA BATALLA DE COPENHAGUE


Las bajas fueron muy semejantes en ambos lados, 370 muertos y 665 heridos por parte danesa y 350 muertos y 850 heridos del lado británico. En cuanto a los barcos la mayoría de los daneses fueron pasto de las llamas, en cambio los británicos pudieron ser sometidos a reparaciones de urgencia y recuperados.

En las negociaciones que vinieron a continuación Nelson exigió que Dinamarca abandonase la Liga de la Neutralidad Armada o volverían las hostilidades. Los daneses les dieron quince semanas de tregua. Cuando Nelson ya planeaba atacar a la flota rusa, llego la noticia de la muerte del Zar  que había sido el eslabón de unión de la alianza. El nuevo Zar Alejandro era más reacio a los tejemanejes de Bonaparte por lo que la alianza se disolvió. Por su parte Napoleón empezó a sopesar que la única manera vencer a los británicos sería con un desembarco en la islas.

logo
Última actualización el Domingo, 05 de Septiembre de 2010 13:05
 
 
Búsqueda personalizada

Encuestas sobre napoleon

Si Napoleon hubiera ganado en Waterloo ¿habria cambiado el curso de la historia europea?