Batalla de Vitoria
Usar puntuación: / 20
MaloBueno 
Escrito por F.J.Giganto   
Domingo, 05 de Septiembre de 2010 00:25

La batalla de Vitoria 21 de junio de 1813

 

 

La batalla de Vitoria, los equipajes de Jose Bonaparte

 

Indice de la batalla de Vitoria

Antecedentes de la batalla de Vitoria

Movimientos previos de la Batalla de Vitoria

La Batalla de Vitoria Desarrollo.

Acciones en  Arganzón y Subijana.

Acciones en el Cerro de Ariñez y Zuazo.

Acciones en el entorno de la ciudad de Vitoria.

Consecuencias de la Batalla de Vitoria

Antecedentes de la batalla de Vitoria

Después de la  victoria británica en la Batalla de los Arapile en 1812s, las tropas francesas se  mostraron impotentes para seguir manteniendo la península Ibérica bajo su control frente a las tropas aliadas en su camino a Madrid. La ciudad tubo que ser  evacuada en julio de ese mismo año Al mes siguiente, el duque de Wellington entraba en la capital y, tras desplegar unas divisiones en la zona para asentar la posición, se dirigió junto al resto de su ejército en dirección a  Burgos donde comenzará un nuevo asedio a la ciudad castellana. No obstante, los franceses aguantaron dentro de esta ciudad bien fortificada  y al duque de Hierro no le quedo más remedio que retirarse el  21 de octubre para no dejar su posición demasiado expuesta, en una acción ejecutada con la clásica cuatela del Duque de Wellington, al que no le hacía ninguna gracia pasar todo el invierno en una posición que se podía tornar muy débil.


El retroceso a lo largo de la Península dejó a los aliados en posiciones semejantes a las que había previamente de la batalla de Los Arapiles, abandonando también la capital española, Madrid y continuando su retirada de nuevo a Salamanca y finalmente a Ciudad Rodrigo casi en la frontera portuguesa, para prepararse para la estación invernal en una posición segura.

 


A pesar del terreno que Wellington había perdido el equilibrio de fuerzas no había vuelto al estado anterior, ya que el ejercito francés sumaba a las grandes perdidas y la baja moral, el traslado de numerosas divisiones a teatros de Europa Oriental a causa de la campaña Rusa.
Con el fin de invierno, el duque de Wellington avanzó de nuevo en dirección noreste, con el general Girón, y sus tropas españolas  resguardando su flanco.
Cuando el duque de Wellington llega hasta  el valle del Esla ya es el 20 de mayo. Esta nueva situación ponía en peligro a los debilitados franceses con sus tropas desperdigadas entre el Rio Duero y el Tajo, el mariscal Jourdan decidió concentrar sus casi 60000 hombres entorno a Burgos para tener asegurada la linea de suministros y comunicación con Francia.


Inmediatamente las tropas Británicas, Españolas y Portuguesas se pusieron en camino para intentar interceptar a Jourdan. Por su parte el rey impuesto por Napoleón, su hermano José Bonaparte abandonó  la corte establecida en Madrid para hacerse fuerte en la línea del Ebro con la intención de establecer su nuevo cuartel general en Miranda de Ebro al norte de Burgos. Al enterarse de que las tropas de Wellington habían cruzado el río los días 14 y 15 de junio por Polientes, San Martín de Lines y Puente de Arenas, José Bonarparte se apresuró a llegar a Miranda del Ebro por lo que el Duque de Wellington se vio obligado a replegarse en dirección a la ciudad vasca de Vitoria.


Movimientos previos de la batalla de Vitoria



El hermano de Napoleón, José Bonaparte y el mariscal Jourdan cuenta con más 60000 hombres encuadrados de la siguiente manera: El ejercito de Andalucía, que cuenta aproximadamente con 34.000 soldados, el ejercito Central que dispone de unos 17.600 hombres, por último el  ejercito de Portugal, compuesto por 17.400 hombres.
Por tipo de   tropas las distribución consiste en 58000 soldados de infantería y 8.000 soldados de caballería apoyados por 153 cañones en el mando cuenta con el Mariscal Jean Batipste Jourdan, que sitúa a sus formando una linea siguiendo el curso del Zadorra, del oeste al noroeste de Vitoria, cerrando los caminos a Bilbao, Bayona, Logrono y Burgos.


Por otra parte el Ejército francés de Portugal, bajo las ordenes de Reille, defenderá el flanco derecho, más norte de la ciudad de Vitoria, entre los cerros de las poblaciones de Gamarra Menor, Gamarra Mayor y  Abechuco, a lo largo del cauce del  río Zadorra. El Ejército del Centro, al mando de d'Erlon, se despliega desde La Hermandad a Zumelzu, en el medio ocupa el cerro de Ariñez, en este lugar se despliega una importante batería de artillería dominando desde el cerro todo el valle del Zadorra. El Ejército del Sur, a las ordenes de Gazan, a su vez se despliega en su flanco izquierdo, ocupando las altos de Puebla de Arganzón.


Cuando el duque de Hierro es informado de que el ejército de Claussel tardará al menos dos días en llegar, el duque de Wellington toma la decisión de comenzar las hostilidades para de ese modo  aprovechar la superioridad numérica en la que se hayan los aliados con   unos 35.000 soldados ingleses, 27.000 hombres por parte de Portugal  y 16.000 hombres representando a las fuerzas españolas. Por arma,  las tropas de Wellington se dividen en 68.000 soldados de infantería, 10.000 hombres de caballería y 96 cañones. Incluso el  general Girón puede llegar en un corto espacio de tiempo con sus  12.000 soldados, aunque  el Duque de Hierro toma la decisión de no esperar a Girón y atacar inmediatamente con lo que tiene.


Wellington se adelanto hasta llegar a un monte situado cerca de Nanclares y Villodas, al oeste del centro del dispositivo francés, rápidamente Wellington se da cuenta de la debilidad que presenta el despliegue de los franceses en esa zona, al observarse grandes espacios entre las unidades que lo componían, además estaba la noticia de los puentes intactos y desguarnecidos que los franceses no habían tenido la precaución de proteger debidamente o mejor a aún de haberlos destruido.
El plan del duque de Wellington es atacar en una clásica maniobra de tenaza,  por el sudoeste, cruzando el río Zadorra, al tiempo que los envuelve por el noroeste de Vitoria, bloqueando sus posibles rutas de huida en dirección a Bayona y al territorio francés. Las tropas aliadas se posicionan siguiendo el curso del río Zadorra en su orilla oeste.
Entrada la noche, el ala derecha de los aliados dirigida por el general británico Hill, con unos 20.000 hombres, toma posiciones próximo a  Arganzón, cerca del ala sur de despliegue francés. El centro del desligue de los ejércitos aliados está bajo el control directo de Wellington, estas tropas están integradas por unos 30.000 soldados británicos además de la mayor parte de la artillería, en la zona oeste de Nanclares de Oca. La principal dificultad es que el  ala izquierda aliada, compuesta por 25.000 hombres  comandados por el general Graham, se encuentra al noroeste de Vitoria, para interceptar  a las divisiones de Foy y Palombini que avanzan desde Vizcaya.

 

La Batalla de Vitoria: Desarrollo

 

 

mapa de la batalla de Vitoria portal napoleón bonaparte

 

Acciones en  Arganzón y Subijana


A las siete y media de la mañana, el ala derecha de Wellington, formada por la 2ª división británica bajo el mando del general Stewart, la división  portuguesa del Conde de Amarante y las tropas españolas del general Pablo Morillo, se dirigen hacia las colinas de Puebla de Arganzón y el desfiladero de Las Conchas, protegidos por tropas  de Gazan.


Las tropas españolas avanzan entre la maleza cruzando el Zadorra, y tras un corto intercambio de disparos, los cazadores franceses se repliegan para luego emboscados entre la maleza replegarse y volver a atacar.


A las ocho de la mañana, las tropas españolas consiguen tomar los altos cercanos a Arganzón y entran en combate con  la división de Marissin, consiguiendo hacerla retroceder; el resto del ala izquierda del ejercito francés  también retrocede hacia Subijana de Álava. Morillo pide refuerzos al general británico Hill, pero antes de que lleguen, carga contra la división francesa, posicionada en una cima hasta, que se repliega tras un durísimo combate, el propio Morillo resulta herido , y el general de brigada  Cadogan muere en el asalto al cerro.


A las nueve de la mañana, la 2ª división británica también cruza el río a la altura Arganzón y ataca a las tropas francesas desplegadas sobre las colinas. Una hora después Gazan decide añadir otras dos brigadas  para intentar detener el avance de las tropas aliadas, pero cuando llegan se encuentran con que han de maniobrar en apenas un palmo de terreno, al haber cedido sus compañeros demasiado espacio, y esto contribuye a que sea imposible detener el avance aliado.
A las diez de la mañana, dos brigadas inglesas y una portuguesa perteneciente a la  2ª división británica ocupan Subijana, aproximadamente media hora más tarde intentan avanzar contra el cerro de Ariñez, en el centro del dispositivo de los franceses, pero otras dos brigada francesas, ayudadas por el fuego de la artillería ubicada en el cerro, les hacen retroceder nuevamente.


A las 10:30, los regimientos españoles de Julian Sánchez "El Charro", Cortazar y Dos Pelos consiguen llegar por el camino de Logroño a Vitoria, intentando hacer una maniobra de flanqueo a las tropas francesas atacando la retaguardia del ala izquierda del dispositivo francés.


A las  once de la mañana el mariscal Jourdan envía a la división de Cassegnes y a una división de Dragones bajo el mando del general Tilly, que consigue contener a los regimientos españoles ayudados por el apoyo de artillero, incluso José Bonaparte acude  para  arengar a las tropas, aún poniendose  él mismo en riesgo.
Después de una pequeña calma en las hostilidades, las tropas francesas  realizan  una serie de ataques intentando recuperar Subijana, pero los hombres de Hill,que han conseguido atrincherarse consiguen rechazarlos. A la una y media del mediodía,  la 2ª división del general británico Hill, comienzan a avanzar poco a poco en dirección a Ariñez, comprimiendo el flanco izquierdo de los  franceses contra el centro de su dispositivo.


A mediodía las tropas españolas están ya prácticamente sin munición tras los duros combates y se repliegan hacia la segunda linea.
Hacia las dos del medio día las divisiones francesas de Villatte y Conroux empiezan a replegar su flanco izquierdo hacia la población de Esquivel, fuertemente presionadas por la división del general Hill y las tropas británicas y españolas de Morillo y Cadogan.  Más al este, la división de Cassagnes vuelve al centro de la batalla para reforzar las línea francesa, quedando el ala izquierda defendida únicamente por los Dragones de Tilly, que posteriormente a las seis de la tarde se retiran.
Acciones de Gamarra y Abechuco.


El ala  izquierda aliada, estaba formada por las 1ª y 5ª divisiones inglesas del general Graham, la española de Francisco Longa además de la  brigada portuguesa de Pack, alcanzan la población Munguía sobre las siete de la mañana, a una distancia de 18 km al noreste de la ciudad de Vitoria después de haber pasado todo el día de caminando hacia la zona del conflicto, a causa de que en un principio no se contaba con ellos para participar en la batalla.


Los hombres de Wellington continúan  avanzando hasta llagar a  unos pocos kilómetros al norte de Abechuco lugar en el que se detienen, al considerar Graham que las tropas francesas de Reille son mucho más numerosas que las aliadas interrumpe su avance a la espera de lo que ocurra en el resto de los teatros de operaciones.
A las once de la mañana, Reille aprovechando la pasividad de los aliados se repliega al sur con las tres brigadas que mantenía ante Abechuco, dejando a  una de las brigada atrincherada en el pueblo y situando a  las otras dos con el resto de su ejército, en la orilla sur del  río Zadorra.


Al mediodía , el general Graham pasa al ataque coordinadamente con las tropas del duque de  Wellington, que comienzan a cruzar el río Zadorra al suroeste. Graham divide a sus tropas en dos columnas; la primera bajo su mando directo se dirige contra Abechuco y Gamarra Mayor, y la otra, formada por las tropas españolas al mando de Longa, marchan hacia Gamarra Menor y Durana, al noreste de Vitoria, con el objetivo de cortar el camino a Bayona y consiguientemente a Francia lo cual cortaría la vía natural tanto de retirada como de abastecimiento, en caso de alargarse la situación de las tropas francesas. La conquista de esa ruta será clave en los acontecimientos que se van a desarrollar a lo largo del día.


Por otro lado la 1ª división de Howard avanza en dirección a Abechuco con el apoyo de la  caballería portuguesa, y de la 5ª y 6ª divisiones de Oswald y Pack y junto con los portugueses de Lord Beresford, tienen el objetivo principal de tomar Gamarra Mayor, donde se asienta el flanco derecho de los franceses. Reille envía a la división de Lamartiniere con la misión de reforzar a la brigada que allí se encuentra y defender esta posición con todas sus fuerzas.


Al mediodía, empieza un duro combate en las poblaciones de Abechuco y Gamarra Mayor. Las tropas francesas oponen gran resistencia gracias a que se encuentran atrincherados entre las construcciones del pueblo. Las tropas aliadas no tienen más remedios que realiza varias cargas bayoneta en mano, pero las descargas a bocajarro de los franceses, hace que se tengan que retirar una y otra vez, al final se consiguen tomar algunas viviendas a la entrada del pueblo y la lucha calle a calle se postergará durante cuatro horas.


Por otra parte, los españoles de Longa se dirigen a Gamarra Menor, rodeando los altos de Aroca, y esquivando a sus defensores franceses, al pueblo, donde la división  del general Casapalacios, formada por españoles fieles a  José Bonaparte, se retira sin apenas presentar oposición al sur del Zadorra, aunque éstos con el apoyo de toda una brigada de caballería francesa mandada por  Curto. Las fidelidades a estas alturas de la guerra son muy flexibles.
A la una y media de la tarde, las tropas españolas de Longa  toman posiciones al norte de Durana, en el flanco izquierdo francés, bloqueando la ruta del convoy del ya casi depuesto rey José Bonaparte en dirección a  Bayona.


Desde las dos de la tarde, Reille  consigue reagrupar a sus fuerzas y realiza hasta tres contraataques para evitar que Gamarra Mayor y Abechuco caigan en manos del enemigo, su principal misión es mantener libres de enemigos los caminos a Francia, el destino de los ejércitos y el convoy de José Bonaparte. Los repetidos ataques de  los franceses  a pesar de su empeño y entrega terminan fracasando y los aliados asientas sus posiciones en estas poblaciones.
Entre las tres y las cuatro de la tarde, los hombres del general Graham desalojan a la división de Lamartiniere de Gamarra tras un duro combate en el que gran parte del tiempo los hombres se baten a la bayoneta, aún así no consiguen cruzar al sur del río Zadorra, ya que la artillería francesa de Reille les golpea desde el cerro sin cesar en cuanto salen de las poblaciones. La 1ª división de Howard también asegura Abechuco y persigue a los francese hasta el río Zadorra.
A las cinco los españoles de Longa intentan salir de Durana por el sur para flanquear a el ala izquierda francesa, pero la artillería se lo impide, a continuación las tropas del ejército de Reille se retiran en dirección a Vitoria, los otros dos ejércitos franceses al sur también se hayan replegándose lentamente hacia la ciudad de Vitoria, la situación de los franceses comienza a ser difícil, pero no desesperada si al final del día consiguen al menos mantener la ruta de Bayona abierta.

 

Acciones en el Cerro de Ariñez y Zuazo.


Desde el inicio de las hostilidades en los flancos de la batalla hasta el medio día , el duque de Wellington permanece a la expectativa junto a sus tropas, pendiente de las operaciones que se estaban desarrollando en la zona al oeste de Nanclares de Oca,  en ese momento hay un enorme golpe de  suerte para los aliados, ya que Wellington es informado de que los puentes sobre el río Zadorra próximos a la población de Trespuentes están intactos y sin proteger por tropas.
El duque de Wellington envía a  la 4º división de Cole, y a la a División Ligera de alten , cruzar los puentes cerca la población de Trespuentes.  Thomas Picton, al frente de la 3ª división por su parte atraviesa el puente de Mendoza por iniciativa propia, no encontrando ningún tipo de oposición hasta Ariñez, donde los franceses están bien posicionados en un alto con d'Erlon que tiene dos brigadas y una batería de artillería, perfectamente guarnecida por los hombres de las divisiones de Leval y Darmagnac al norte, y las de Villatte y Cassagne al sur. Las dos primeras de cada sector han sido cedidas por parte del  general Gazan. Desde el sur, la 2ª división británica del general Hill se une a la ofensiva aliada, atacando a los franceses desde Subijana. Los generales franceses Villatte y Cassagne por su parte contestan al envite con el envío de dos brigadas.


Tras cruentos combates, los franceses d'Erlon y Gazan, presionados  por todos los frentes por superior número de tropas aliadas, se repliegan por el camino de Vitoria, hacia Zuazo y Gomecha, aunque son hostigados por los aliados durante la retirada, los franceses se mantienen en buen orden e infligen algunas bajas a los aliados.


A las dos del mediodía, la 4ª división de Cole, cruza el Zadorra por el puente de Nanclares en dirección  este, seguidos de la caballería portuguesa de Urban. Todo el  cuerpo central aliado se encuentra ya en la otra orilla del Zadorra sin apenas esfuerzo, aunque al llegar a las inmediaciones del cerro de Ariñez son recibidos con descargas de artillería.


A las tres del mediodía, una brigada de la 7ª división británica ataca la población de Margarita, y consigue ocuparla tras una encarnizada  lucha con los defensores franceses, obligando a  retirarse a la división del general Leval, y dejando desguarnecido el cerro; hasta entonces su artillería mantuvo alejadas a las tropas aliadas del valle del río Zadorra. Ahora Wellington ordena avanzar a sus divisiones contra la artillería francesa asentada en el cerro.
A las cuatro de la tarde, la 3ª división del general Picton apoyada por unidades de la 7ª división británica, realiza una valerosa carga contra las unidades francesas al norte del cerro de Ariñez, desbandando completamente a la división de Darmargnac que se encontraba defendiendo el sector de La Hermandad, abriendo de ese modo una amplia brecha que separa a las unidades de Gazan y d'Erlon. El general Picton avanzó por la parte posterior  del cerro hacia Zuazo, partiendo todo su despliegue central, mientras la División Ligera de Alten ocupa definitivamente la Hermandad.

 

Acciones en el entorno de la ciudad de Vitoria.


A la cuatro de la tarde, los franceses deciden reorganizar su disposición ante el inminente peligro de ser envueltos, ya que sus tropas no han podido replegarse a la ciudad de Vitoria suficientemente rápido y ante la presión que reciben en todos los frentes especialmente en el centro,  que tiene que retroceder progresivamente sus posiciones para que el ejercito francés no sea dividido en dos partes lo cual provocaría un autentica catástrofe.


El centro francés se reorganiza  con divisiones de los Ejércitos del Centro y el Sur, apoyadas por 76 piezas de artillería, posicionándose desde la población de Ali, al norte, hasta la de Armentia en el sur. Detrás de la vanguardia del centro se improvisa una muy débil segunda línea, con las primeras tropas que se encuentran a mano, la Guardia Real de José Bonaparte y varias brigadas del Ejército del Centro, ubicadas al oeste de la capital.


En la orilla sur del río Zadorra, Vitoria solo se haya protegida por los restos del Ejército francés de Portugal y al suroeste, por dos divisiones del Ejército francés de Andalucía. Su objetivo es evitar que los aliados envuelvan el centro del ya maltrecho dispositivo francés.


El duque de Hierro reagrupa a sus hombres para ganar cohesión cara al golpe definitivo. Forma tres líneas dos de infantería y una de caballería con las divisiones del Hill, Cole, Alten, Picton y Dalhousie, disponiendo al frente un enorme despliegue de artillería con 75 piezas.


En las poblaciones al norte de Vitoria, en Abechuco, Gamarra y Durana, Wellington deja posicionadas las divisiones de Howard, Pack y Longa,  y al sureste, cerca de Esquivel, los regimientos españoles de Morillo, "El Charro", Cortazar y Dos Pelos junto con los hombres de la brigada del recientemente difunto Cadogan. La razón de posicionar allí a estas unidades es mantener la amenaza de envolvimiento sobre el enemigo, al tiempo que  presionar las alas francesas en el momento que se produzca el golpe contra el centro del dispositivo francés.


A las cinco de la tarde,  comienza el mayor duelo artillero de toda la guerra Peninsular entre los pueblos de Armentia y Ali. Durante la siguiente acción  la 3ª división del general Picton tiene de nuevo la oportunidad de mostrar el gran valor que tiene para Wellington al  embestir contra el flanco derecho de la primera línea francesa,  a la altura de Ali, con intención de flanquearla, mientras las 2ª y 4ª divisiones de los generales Hill y Cole cargan por el sur de Armentia, allí la brecha abierta anteriormente en el dispositivo francés se agranda aumentando la distancia entre las  divisiones de d'Erlon de las de Gazan.


Ante la superioridad manifiesta de las tropas inglesas, portuguesas y españolas tanto en número como en cohesión, a las cinco y media de la tarde el general Gazan ordena a sus divisiones , situadas en Armentia, retirarse rápidamente en dirección a Vitoria, por propia iniciativa y sin consultar con  José Bonaparte. Los artilleros franceses también desmontan sus piezas y comienzan su retirada, hacia la población de Gomecha, y las tropas del Ejército del Centro de d'Erlon, en Alí, también se retiran al ser prácticamente sobrepasados por el flanco por los hombres de la mítica 3ª división del General Thomas Picton.


Sobre las seis de la tarde, las tropas situadas en los  flancos aliados tanto al norte como al sur de Vitoria empiezan a avanzar, y comienza a correr el rumor  entre las  tropas francesas  de que pronto van a ser completamente rodeados, al no haber sidocapaz el  ala derecha francesa de recuperar el camino de Bayona, la arteria que les une a Francia. Los franceses comienzan a retroceder en dirección a Vitoria y al tiempo se empieza a perder la disciplina y muchos comienzan a desertar El mismo José Bonaparte comienza a retirarse  precipitadamente protegido por su Guardia.


Las tropas británicas  abandonan Abechuco y Gamarra cruzando a la parte sur del río Zadorra, lo mismo sucede con los españoles de Longa en Durana. Al  suroeste, las tropas españolas descienden de los altos de Puebla de Argañán, y después de un  breve tiroteo, entre los franceses que protegen los flancos cunde el pánico y se retiran en desorden hacia Navarra.


Los ejércitos franceses se encuentran en un caos absoluto en el que se ha perdido todo el orden y la disciplina y los soldado se retiran caoticamente en  desbandada a través de la  única vía de escape que ha quedado, en dirección a Navarra es decir, en dirección al este ; ya que la dirección norte a Francia  ha sido bloqueada por los aliados. A partir de  Gomecha el caos comienza a ser mayor si cabe  comienzan a abandonar aquello de lo que puedan desprenderse, menos un cañón ligero, y un obús. José Bonaparte el hermano de Napoleón cruza Vitoria protegido por  las tropas de Reille y consigue llegar  a  Salvatierra entrada la noche, sobre las diez horas, para en la siguiente jornada seguir con  su huida en dirección a Pamplona.


La huida francesa es un absoluto caos en el que se abandona toda clase de material,151 cañones, 445 vagones de munición, armas, víveres  y un largo etcétera entre el que se encuentran, los 1.500 carruajes con el tesoro apresado en el expolio por los franceses incluido el de José Bonaparte. Lo que en principio fue un tremendo impedimento para los franceses en su huida ahora es una gran ayuda, ya que las tropas inglesas se desbandan saqueando el tesoro y se olvidan de su misión perseguidora.


Tras la batalla, el  General Álava se pone al mando de una unidad  de caballería británica y toma su ciudad natal, Vitoria, evitando de este modo que la ciudad fuese saqueada ni por un bando ni por el otro como ocurriría en la mayoría de las ocasiones. Esto de puede considerar como el colofón de la batalla de Vitoria.


El resultado final de la batalla de Vitoria, es absolutamente catastrófico para los franceses  han sufrido unas 8.000 bajas, de ellos 4.400 heridos, 750 muertos, otros 2.850 son hechos prisioneros cerca del convoy, son capturados incluso ilustres civiles, como la esposa del general Gazan. En las jornadas posteriores, son capturados otros 15.000 prisioneros más en el caos y desesperación de la huida. Los aliados  han alrededor de  5.100 bajas, 3.660 por parte británica, 920 entre los portugueses y 520 españoles. Los muertos son unos 500 soldados ingleses y otros 200 entre españoles y portugueses.

 

CONSECUENCIAS DE LA BATALLA DE VITORIA


A raíz de esta magnifica batalla, el Duque de Wellington es ascendido a mariscal de campo.


Pero Wellington se muestra contrariado, pues sólo obtendrá un botín de unos 275.000 francos, cuando esperaba quedarse con todo el dinero en metálico incautado. Molesto, escribirá una de las citas más celebres y a la vez atroces sobre el ejercito inglés definiendo a sus tropas como "la mayor escoria de la tierra" aunque aquel día , les permite saquear el convoy diciendo: "Dejadles, hoy han ganado bien su botín" lo cual evitó que la retirada fuese para las tropas francesas aún más desastrosa de lo que que fue.


La victoria en una batalla de esta magnitud, da alas para que los aliados que han sufrido una serie de reveses en centro Europa a manos de Napoleón, retomen la moral y la iniciativa e incluso el emperador Austriaco viendo como se torna la situación decide en vez de mantenerse al margen, declarar la guerra a su yerno.
Tras la derrota en la batalla d Vitoria, los franceses tienen los días contados en la península.

Última actualización el Sábado, 26 de Noviembre de 2011 11:23
 
 
Búsqueda personalizada

Encuestas sobre napoleon

Si Napoleon hubiera ganado en Waterloo ¿habria cambiado el curso de la historia europea?