Home Hallazagos e Investigaciones Napoleón Bonaparte no murió por envenenamiento, sino por intoxicación renal
Napoleón Bonaparte no murió por envenenamiento, sino por intoxicación renal
Escrito por El telégrafo   
Miércoles, 10 de Junio de 2009 05:59
Retrato Napoleón
¿Murió Napoleón envenenado o de un cáncer? El médico jubilado danés, Arne Soerensen, llegó a la conclusión de que falleció a raíz de una intoxicación renal, tras dedicar 50 años de su vida a estudiar la muerte del emperador francés.


Sentado en su biblioteca que integra más de 500 libros sobre Napoleón I, este especialista en nefrología, afirma haber encontrado las causas del fallecimiento del antiguo emperador y "corregido" así la historia.


En un libro publicado en mayo, "Napoleons Nyrer" (Los riñones de Napoleón), eliminó los mitos que rodean su muerte, al afirmar que murió, a los 51 años, de intoxicación renal, y no de envenenamiento por arsénico ni de un cáncer de estómago.


"No soy historiador, sino médico, apasionado de historia, y he estudiado el estado de salud de Napoléon desde su infancia hasta su muerte", dice.


Jefe de servicio durante 28 años en el hospital de Aalborg (norte de Dinamarca) y padre de cinco niños, le apasiona este personaje "aunque Dinamarca fue amputada de su territorio y conoció la bancarrota siendo su aliado".


Desde el final de sus estudios hasta estos últimos años, ha "comprado y tomado prestado un total de cerca de 2.000 obras sobre Napoleón", a cuyo estudio dedicó una media de entre "3 y 4 horas" diarias.


En su chalet de Aalborg, saca "como un tesoro inestimable" pequeños trozos de papel en los que ha tomado notas "cada vez que leía un libro", dice, mientras mira con ternura a su esposa Birte, quien ha pasado a limpio "pacientemente durante años las notas al ordenador".


Arne Soerensen analizó con lupa la evolución de la enfermedad de Napoleón y todas sus batallas y observó una relación de causa a efecto.


"En sus sesenta batallas, tenía los mismos síntomas urinarios que han tenido repercusiones sobre sus facultades de juicio, como fue el caso en la batalla de Borodino el 7 de septiembre de 1812 en la que estaba apático y ausente", dijo.


Terriblemente afectado por la enfermedad, también estaba "aletargado e indeciso" en la fatídica batalla de Waterloo, el 18 de junio de 1815.


Napoleón sufrió "problemas de salud desde la edad de los 3 años". Era "agresivo y difícil con sus compañeros", según su madre, revela Arne, convencido de que sufrió "trastornos urinarios toda su vida".


Sufría de un encogimiento alrededor del canal urinario, de infecciones crónicas en una vejiga atrofiada, una enfermedad renal, una nefropatía obstructiva, que provocó una úlcera al estómago con complicaciones mortales.


"Era un hombre en mal estado, pero sabía ocultar su enfermedad, como los grandes hombres al estilo del antiguo presidente estadounidense Roosvelt, que murió de un tumor en el cerebro", señala.


"El diagnóstico final se ha emitido al fin, pero el paciente está muerto y es una pena", lameta, mientras coge otro libro de su biblioteca: la Guerra Civil en Estados Unidos, que está "leyendo día tras día", una nueva pasión.
logo
Última actualización el Domingo, 05 de Septiembre de 2010 12:02
 
 
Búsqueda personalizada

Encuestas sobre napoleon

Si Napoleon hubiera ganado en Waterloo ¿habria cambiado el curso de la historia europea?