Ganar es un asunto de estrategia.

Un valor de gran ayuda para el desarrollo del ser humano es la perseverancia. Ella supone seguir adelante pese a los obstáculos que se puedan presentar en el camino para alcanzar la meta. Significa esforzarse de manera continua, con ahínco y dedicación.

Para llevar adelante una empresa este valor es fundamental, sin importar el tamaño de esta, la perseverancia debe tener la misma fuerza. Uno de los hombres más célebres del mundo, Napoleón Bonaparte, la cultivaba. Era llamado despectivamente el soldadito; pero eso nunca fue impedimento para seguir adelante y alcanzar lo que parecía inalcanzable. Salir de Córcega, entrar a la mejor academia militar de Francia, ascender a la cúspide del mundo militar de su época y finalmente llegar a convertirse en el hombre más poderoso de su época en el mundo.

Se hizo leyenda y un paradigma para quienes pretenden alcanzar los espacios más altos.

napoleon

Napoleón conducía con meticulosidad su accionar. Quienes le conocieron no veían en él al hombre vanidoso y arrogante que se muestra en las pinturas de la época. Una de sus obsesiones era la exactitud, el detalle, era capaz de considerar una importante variedad de opciones que le otorgaban una enorme ventaja en el campo que lo hizo famoso, la guerra. Tal vez su agudeza para las matemáticas le ponía al frente de muchos de los líderes militares de aquél tiempo.

Era un verdadero estratega, como debe serlo un buen gerente empresarial, que debe considerar diferentes escenarios para poder aprovechar las oportunidades y prepararse para sortear las amenazas. Imagine a un hombre como Bonaparte en el mundo de los negocios, solo perdió 3 de cien batallas y lo más memorable es que en muchas de ellas debía lidiar con muchas desventajas.

Otro aspecto fundamental en el ámbito empresarial es la capacidad de adaptación, es sin duda esta una de las cualidades que hace que un líder se desprenda del común denominador. Para lograr tener éxito usando la flexibilidad hay que tener gente muy bien formada, con una meta clara, con una filosofía única para tener una identidad fuerte que permita al líder saber cómo influir en sus colaboradores para alcanzar lo que para otros está negado.

carrera de hombres

El conocer qué piensa el colaborador, el soldado, le permite a un gerente encauzar su discurso en función de eso. Como todo gran general, Napoleón Bonaparte sabía que era clave fortalecer la moral de sus seguidores, un ejército con moral alta es capaz de logras las cosas más insospechadas, aun estando en desventaja numérica o de posición. La motivación, sea dinero, amor, honor o gloria es la fuerza que el guía debe fortalecer para ir por encima de cualquier dificultad.

Pero tanto en la empresa como en la guerra la velocidad es vital, si no actúas rápido cuando debes hacerlo, ese puede ser el final. En la empresa se pierde dinero, posición, en la batalla se pierde la vida, el país. En este punto, es de suma importancia que las cosas se hagan con la máxima sencillez, porque de otro modo cualquier enredo puede quitarte una posición de ventaja. Una comunicación de un objetivo complicado plantea el peor escenario para un estratega de la guerra y de la empresa.