La autoestima es un asunto de vital importancia para todos. Puede hacernos más o menos felices.

Hoy en día las personas son calificadas en un mayor grado para los trabajos por su actitud que por su aptitud, por supuesto que el conocimiento es importante; pero este no florece debidamente en ambientes de baja autoestima.

Fortalecer ese aspecto de la vida desde niño es clave para hacer al hombre exitoso del futuro. Aunque les parezca algo insólito hay cosas muy simples que pueden aumentar la autoestima de nuestros niños.

¿Puedes creer que la ropa infantil puede ser una buena herramienta para lograrlo?

El simple hecho de permitirle al niño escoger su propia ropa, no importa que tan bien combinada esté, puede ayudarle a fortalecer algo tan importante para un ser humano. Son parte de esas pequeñas decisiones que comienza a tomar las que le darán el entrenamiento necesario para enfrentar los enormes retos que le esperan en el futuro. Una gran ayuda puede venir de donde menos lo esperas, Pilar Batanero es una magnífica diseñadora de prendas infantiles que goza de gran reputación, quizás el ver con tu hijo sus modelos por internet o en tiendas donde vendan su ropa, puedas colaborar con él enseñándole como se combinan las diferentes prendas de vestir.

napoleon

Uno de los hombres que cosechó más éxitos en su vida era de niño muy tímido. Cuando Napoleón Bonaparte vivía en Córcega, lugar donde nació, no gozaba de gran autoestima, de hecho durante su edad adulta, frente a los fracasos y el hostigamiento que sufrió en la escuela militar francesa a la que le llevó su ambicioso padre, la tristeza lo agobiaba. Siempre fue pequeño para su edad, de apariencia poco saludable; pero llegó a convertirse en el líder del imperio más poderoso del mundo para la época. Sus acertadas decisiones lo llevaron a lo más alto a lo que se podía alcanzar en ese momento. Pese a las barbaridades que cometió durante la guerra, es recordado y reconocido como un magnífico estratega y hombre de gran temple.

Sin embargo su autoestima era baja; pero era tan alta su valentía que llegó a alcanzar el éxito.

Quizás es la historia de un niño que no fue feliz y sin embargo alcanzó el éxito; pero ¿Cómo se sentía Napoleón? ¿Acaso era un hombre alegre? No, nunca lo fue, entonces ¿Quién querría un éxito así? Lleno de tragedias e infortunios y con un final tan triste.

El niño de hoy es la esencia del hombre de mañana, si tienes un niño feliz, tendrás mejores posibilidades de tener adultos más felices ¿No es eso lo que queremos todos?

armario

Cuando tu hijo te pida escoger su ropa, aconséjalo; pero deja que tome sus decisiones, por favor no te impongas, eso le hará un gran daño. La ropa después de todo ¿Quién la usará, él o tú? El problema con eso es que vemos en nuestros hijos una proyección de nosotros mismos y eso no está mal del todo; pero debes tener claro que él es otra persona y necesita de ti para formarse de la mejor manera para enfrentar el futuro con éxito ¿No es eso lo que quiere cualquier padre?